Saltear al contenido principal
Síndrome Post Vacacional Y Deporte, ¿qué Hacemos?

Síndrome post vacacional y deporte, ¿qué hacemos?

Mediados de septiembre. Las vacaciones han terminado, el calor ya no es asfixiante -¡hasta algunos ya se quejan de frío!-, los niños han empezado el curso escolar y ya ni nos acordamos de lo que es la operación bikini. ¿Y de la práctica deportiva? ¿Qué hacemos con ella? Este es el momento clave. Los que empezasteis a practicar deporte antes del verano todavía lo tenéis más difícil porque aún no os habéis enfrentado a la combinación síndrome post vacacional y deporte. ¡Pero no te asustes! Has recorrido un largo camino para llegar hasta aquí y ahora no es momento de tirar todo por la borda, ¿no te parece?

Vamos a ver cuáles son las ventajas y los inconvenientes de continuar con la práctica deportiva después de las vacaciones.

Una de las mayores ventajas es, sin duda, la mejora de las condiciones meteorológicas. El sol abrasador ya se fue, el día es más corto y podemos aprovechar el fresco de primera y última hora del día. Ya no sirve la excusa “¡qué calor! ¿cómo voy a salir a correr con este sol?” y el deporte se convierte en la solución perfecta para quitar los excesos del verano. Por otra parte, ahora cuando salimos ya no nos encontramos al mismo número de personas practicando deporte precisamente porque no han superado la prueba post vacaciones-deporte. Y por último, pero no menos importante, los que tenéis hijos ya podéis respirar tranquilos: el cole ya ha empezado. Pero el trabajo también. Aquí dependerá de cada uno, de la buena organización para dejar un hueco para practicar deporte. Si te falta inspiración o algún consejo, recuerda que hablamos de cómo empezar a practicar running en uno de los posts anteriores.

Es de admitir que es difícil superar el síndrome post vacacional. El verano ha sido fantástico y volver a la rutina a veces se hace cuesta arriba. Intenta que hacer deporte no se convierta en una tarea pesada de hacer, sino en convertirla en un tiempo dedicado a ti y a tu bienestar. En cuanto a climatología, sí, ahora no tenemos el sol abrasador, pero, ¿qué pasa en medio del invierno? De acuerdo, cuesta, pero no es imposible. Sigue manteniendo tu rutina, pero si ves que no resistes, cambia la hora dedicada a practicar deporte o sino, pásate al gimnasio durante los meses de más frío. Aquí hablamos sobre los pros y los contras.

De todas formas, la fuerza de voluntad es un punto muy importante. Te aconsejamos que tengas un pensamiento positivo y empieces con un entrenamiento progresivo. No te tomes el cóctel síndrome post vacacional y deporte demasiado en serio. Te ayudará marcarte tus objetivos -cuida que sean realistas- y organizarte. Y sobre todo, no descuides tu alimentación y olvídate de las obsesiones.

Desde Sportlast te animamos a que continúes con tu práctica deportiva. Y a ti, ¿cómo te ha ido en la vuelta al trabajo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
Volver arriba