“Recargando Energías: esta Navidad, tómate un descanso”

“Dejo de entrenar tres días, y pierdo todo lo ganado durante meses…” Ésta afirmación es algo exagerada y te contamos por qué.

Aunque es cierto que cuando se deja de entrenar, se pierde forma física, 3 o 4 días de parón, no van a tener ninguna consecuencia significativa en un capacidad pulmonar, resistencia o fuerza. Y hay estudios que lo confirman. De hecho, el porcentaje de forma que pierdes depende de tu nivel de forma previo, los años que lleves entrenando y tu genética. Un deportista aeróbico de alto nivel, que entrene 5 o 6 días por semana y que lleve más de 10 o 15 años haciendo deporte, si deja de entrenar del todo, empieza a perder forma varias semanas después de parar. Su V02 máximo caerá en torno a un 10% al mes y el ritmo a partir de ahí se ralentiza para estabilizarse en una cifra superior a la de un deportista popular de nivel medio. Nunca volverá a un estado de no haber hecho nunca deporte, porque los años de entrenamiento han provocado adaptaciones metabólicas que quedan de por vida.

Si no eres profesional y eres deportista aficionado, debes saber que este V02 máximo cae más rápido y vuelve a los niveles que tenía antes de entrenar en unas 8 semanas, debido a la reducción de plasma y sangre. Por lo que parar unos días, no resulta tan perjudicial como solemos pensar.

Y es que las fiestas navideñas ofrecen un tiempo muy valioso para desconectar del ajetreo diario y, en particular, del riguroso entrenamiento deportivo. Es una oportunidad para tomarse unos días de descanso y conseguir beneficios significativos para nuestra salud mental y física, veamos cuáles:

  • Restauración física:El entrenamiento constante puede ejercer una presión considerable sobre nuestros cuerpos. Unos días de descanso permiten que los músculos se recuperen y reparen. Este descanso facilita la reducción de la inflamación y previene el riesgo de lesiones a largo plazo, promoviendo así una base más sólida para futuros desafíos deportivos.
  • Renovación mental:El estrés mental asociado con las demandas diarias, combinado con las expectativas del rendimiento deportivo, puede llevar a la fatiga mental. Tomarse unos días de descanso permite desconectar, relajarse y recargar nuestras mentes. La reducción de este estrés contribuye a mejorar la concentración y la claridad mental, preparándonos para enfrentar nuevos objetivos y desafíos en la próxima temporada deportiva.
  • Bienestar emocional:Las festividades navideñas son momentos especiales para compartir con amigos y familiares. La dedicación exclusiva a nuestras relaciones personales puede fortalecer los lazos emocionales y proporcionar un apoyo crucial. Al conectar con nuestros seres queridos, creamos un entorno propicio para el bienestar emocional, lo cual es esencial para un rendimiento deportivo óptimo.
  • Prevención del agotamiento: El sobreentrenamiento y el estrés metabólico son un riesgo real en el mundo deportivo. Tomarse un descanso durante la temporada navideña puede prevenir el agotamiento físico y mental, mejorando la resistencia a largo plazo.

La pausa durante las festividades navideñas no solo es un merecido descanso, sino también una estrategia inteligente para optimizar el rendimiento a largo plazo. Al dar prioridad al bienestar físico y mental, fortalecemos no solo nuestros cuerpos, sino también nuestra resiliencia mental y emocional. Así, al regresar al entrenamiento con una perspectiva renovada, estaremos mejor equipados para enfrentar los desafíos que nos esperan en el próximo año deportivo.

No olvides que el descanso forma parte también, del entrenamiento. Así que ya sabes, estos días festivos, date un respiro, carga las pilas y disfruta! Desde Sportlast te deseamos unas Felices Fiestas y un 2024 lleno de deporte y salud.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *